Sin Mighty No. 9, no habría Bloodstained: Ritual of the Night

Sin Mighty No. 9, no habría Bloodstained: Ritual of the Night

Según Koji Igarashi, fue el éxito de la campaña de Mighty No. 9 lo que lo motivó para dejar Konami y crear Bloodstained: Ritual of the Night.

Resulta irónico como suceden las cosas. Actualmente, a Mighty No. 9 le “llueve sobre mojado”. No solo la crítica lo ha atacado sin misericordia, sino los mismos fans han contribuido mucho en su desprestigio. No falta quien señale que Bloodstained: Ritual of the Night, el nuevo juego de Koji Igarashi, se vea mucho mejor en su fase inicial de desarrollo que este título creado por Comcept e Inti Creates.

Sin embargo, algo bueno salió de todo esto, según señala el propio IGA. A través de una entrevista que sostuvo con GamesRadar en el E3 2016, dejó ver que de cierta forma, el juego de Keiji Inafune lo motivó para salir adelante. Comentó que tres o cuatro años antes, se encontraba trabajando con Konami, y no tenía la oportunidad de hacer un juego como el legendario Castlevania: Symphony of the Night.

Como bien saben, esta compañía dio un giro de 360° en cuanto al desarrollo de videojuegos, cancelando proyectos y cambiando sus prioridades. Koji Igarashi señala que cuando vio el éxito que tenía Mighty No. 9 al momento de recaudar fondos, se dio cuenta que los fans tienen la capacidad de potenciar a los creadores y abrirles nuevas puertas.

Esa fue la chispa de inspiración que él necesitaba para abandonar a Konami y transformarse en un desarrollador independiente. Ciertamente que bueno que lo hizo, porque todo su talento era notoriamente desperdiciado. IGA también aprovechó para hablar un poco de Bloodstained: Ritual of the Night. Señaló que con este juego no pretende crear algo innovador, sino regresar al estilo clásico de los “Igavania” que tanto piden los fans.

Quiere revivir este tipo de juegos, algo que los aficionados a estos títulos han pedido a lo largo de cinco años y que muchos publicadores les niegan. Comenta que cualquier innovación más allá de eso es como una mezcla de “picante y frescura”. Bueno, no me queda muy claro que quiso decir a lo último, pero supongo que dos cosas tan contradictorias pueden dar lugar a algo muy especial.

Deja un comentario