Ryan Reynolds habla de Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine

Ryan Reynolds habla de Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine

Ryan Reynolds comenta acerca de su participación como Wade Wilson/Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine y lo que estuvo mal en su tiempo.

Quizá una de las peores películas de los Hombres X de parte de la 20th Century Fox fue X-Men Orígenes: Wolverine. Hay tantas cosas malas de esa cinta, que es difícil enumerarlas a todas. Lo peor de todo es que su secuela igual cae en la misma categoría de bazofia cinematográfica. Una persona vio venir el desastre antes que todos… pero no le hicieron caso.

Ese fue el actor Ryan Reynolds, quien debutó como Deadpool en esa cinta, pero cuya encarnación no le gustó a nadie, y menos a él. A través del medio GQ, reveló varias cosas acerca de este infortunado filme. Comentó que el guión de la película se escribió durante la gran huelga de guionistas de Hollywood, del 2007 al 2008. Es por eso mismo que se vio obligado a escribir sus propias líneas de diálogo.

Las únicas directrices que le dieron para actuar como Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine fue que “apareciera, hablara realmente rápido e hiciera muchos chistes”. Reynolds comenta que al inicio de este filme su personaje bien podría ser este antihéroe simplemente como Wade Wilson. Pero terminó siendo la abominación a la que suele llamar “Barakapool”, en relación al personaje de Mortal Kombat.

Él revela que no tuvo ninguna elección en esos tiempos. No había planes para una película en solitario de Deadpool, y si él quería interpretarlo, tenía que participar en X-Men Orígenes: Wolverine. Le dijeron que era su oportunidad para introducir a este personaje. De lo contrario recurrirían a cualquier otra persona. Tuvo que conformarse, pero él sabía que las cosas no funcionarían.

De hecho, X-Men Orígenes: Wolverine se filtró un mes y medio antes a Internet y todo mundo se quejó de la forma en que representaron a Deadpool. Ryan Reynolds también revela que mientras estaba en México con unos amigos, recibió una llamada del jefe del estudio. Le pedían que regresara para volver a filmar la escena final de este filme. En ese entonces estaba enojado, y le recordó que a los fans del personaje no les gustaría lo que iban a hacer.

Le dijeron que no tenían tiempo para desarrollarlo adecuadamente, ni siquiera para ponerle su traje y hacerlo semejante al del cómic. Reynolds tuvo que aceptar y lo demás es historia. Solo gracias a él y sus allegados fue que siete años después, la película de Deadpool sorprendiera al mundo. A tal grado, que una secuela está en camino. Ojalá la 20th Century Fox no vuelva a cometer errores de este tipo.