Nintendo ya no reparará el Nintendo 3DS original

Nintendo ya no reparará el Nintendo 3DS original

Malas noticias si acaso eres poseedor de un Nintendo 3DS original. Nintendo anunció que el soporte para este sistema se ha detenido definitivamente.

Una infortunada noticia para todos aquellos que sean poseedores de un Nintendo 3DS original. Hace cosa de unos días, Nintendo de América actualizó su sitio de soporte, revelando que desde ahora no ofrecerá reparaciones de los primeros modelos de este sistema. Esto solo aplica a estas unidades, de las cuales existen muchas actualmente. Y es que no siempre se adquiere lo más novedoso del mercado.

La Gran N reitera que el cese del apoyo no aplica a los demás miembros de esta familia de sistemas, como es el caso del Nintendo 3DS XL y Nintendo 2DS. Desde luego, tampoco al más nuevo integrante, el New Nintendo 2DS XL que saldrá en el verano en América. ¿Cómo saber si la portátil que tenemos pertenece a la primera oleada que salió al mercado?

Además de su aspecto físico, solo tenemos que revisar el número serial que tiene en su parte inferior. Si es que acaso la etiqueta no se ha caído, debe de comenzar con el código CW. Si es así lo que tenemos en nuestro poder es un Nintendo 3DS clásico y original. ¿Qué podemos hacer ahora? Pues lo más factible es cuidar de la consola que tenemos de la mejor forma posible, o adquirir un modelo más reciente.

En caso de alguna descompostura lo único que podemos hacer es recurrir a diversos talleres ajenos a Nintendo. Casi siempre las descomposturas más frecuentes tienen que ver con el cambio de la batería del sistema, o que falle su regulador de corriente. También podría decirse de que dejen de funcionar algunos botones. Cosas más serias implica que se dañe la pantalla, en especial la que despliega el efecto estereoscópico.

El problema será por cuánto tiempo habrá piezas de repuesto en el mercado. Así que si de casualidad tienes la oportunidad de hacerlo, lo mejor será que adquieras una versión más moderna del Nintendo 3DS. De todas maneras, quienes adquieren sus consolas fuera de México han encarado la falta de soporte por mucho tiempo, y dicha práctica continúa.