¿Cómo se conectan Rogue One y Star Wars: The Last Jedi?

¿Cómo se conectan Rogue One y Star Wars: The Last Jedi?

Star Wars: The Last Jedi tiene un huevo de pascua de Rogue One: A Star Wars Story, que influye en la trama de esta cinta de la Guerra de las Galaxias.

Parecería imposible que dos películas, separadas por más de 30 años de diferencia según la cronología oficial, pudieran unirse por un simple detalle. Pero efectivamente, así es. Rogue One: A Star Wars Story y Star Wars: The Last Jedi tiene un nexo especial. Sin embargo, para hablar de eso es necesario mencionar unos cuantos spoilers. Así que si no la han visto, mejor dejen de leer. En caso contrario, adelante.

En la nueva cinta de la Guerra de las Galaxias, una de las partes centrales de la trama de este filme es la persecución que las fuerzas del Primer Orden hacen de la Resistencia. A tal grado, que sus reservas de combustible están a punto de agotarse. No importa si saltan al hiperespacio. El General Armitage Hux y sus esbirros los persiguen como perros de caza, con una tecnología que permite rastrearlos dondequiera que vayan.


¿De dónde salió esto? ¿Fue un invento del director Rian Johnson y los guionistas de Star Wars: The Last Jedi? En realidad no es así, y Rogue One tiene la respuesta. Se trata un huevo de pascua o easter egg al interior de esta nueva película. Fue un usuario de Reddit quien lo descubrió. En una escena en la cual aparece Jyn Erso buscando los planos de la Estrella de la Muerte. En estos aparece algo llamado “rastreo hiperespacial”.

Tal parece que cuando combatió a la Alianza Rebelde, el Imperio Galáctico investigó una nueva tecnología que le permitía rastrear y perseguir a los rebeldes, sin importar en que rincón de la galaxia se encontraban. Pero la muerte del Emperador Palpatine y el resultado de la Batalla de Endor cambiaron las cosas. Lo que los científicos imperiales concibieron no se concretó… pero el Primer Orden lo rescató del olvido con funestos resultados.

¿Se trata de algo inventado por un fan? En realidad no, ya que Pablo Hidalgo, de Lucasfilm, confirmó vía Twitter que toda esta historia es verdad. Con un lacónico “ah-yup” dio su visto bueno. El rastreo hiperespacial es parte de la Iniciativa Tarkin, y fueron los investigadores al mando de Hux quienes lo perfeccionaron al final. Listo para servir a sus tropas en Star Wars: The Last Jedi.

Deja un comentario