¡Feliz 20 aniversario, The Legend of Zelda: Ocarina of Time!

¡Feliz 20 aniversario, The Legend of Zelda: Ocarina of Time!

Este miércoles se cumplieron 20 años de que The Legend of Zelda: Ocarina of Time saliera en el N64 en Japón. Vale la pena dedicarle unas palabras.

Hoy, 21 de noviembre del 2018, uno de los juegos más importantes de Nintendo, y sin duda, de la industria de los videojuegos, cumple su vigésimo aniversario. Desde luego, me estoy refiriendo a The Legend of Zelda: Ocarina of Time, que hace veinte años surgió en el N64. A pesar del implacable paso del tiempo y el avance de la tecnología, este título ha envejecido de forma por demás noble.

Pensé en muchas formas de abordar este artículo. Recordar toda la labor que Shigeru Miyamoto y su equipo, conformado por Eiji Aonuma, Yoshiaki Koizumi y varios otros creativos más. Pero eso es ya parte de la historia, y este juego es un testamento viviente de lo que hicieron. Desde su aparición es considerado como uno de los títulos que más han influido en la evolución de los videojuegos.

Link de The Legend of Zelda: Ocarina of Time… ¿basado en un famoso actor?

The Legend of Zelda: Ocarina of Time, un juego único

The Legend of Zelda: Ocarina of Time es todo un parteaguas en el género de acción aventura. Conozco muchas personas que dicen que Majora’s Mask es un mejor título, y puede ser que tengan algo de razón. Pero dicho juego no existiría sin el camino que trazó su antecesor. Eso es algo que hay que reconocer, y a pesar de su calidad, las aventuras de Link en Termina siempre vivirán a la sombra de la aventura previa en Hyrule.

Es curioso, pero por una u otra causa, nunca pude jugar la versión original de este título. Mi situación financiera en esos años no era nada buena. Estaba entre conseguir una computadora o un N64. A final de cuentas ganó la primera, ya que era algo que de verdad necesitaba. Tuvieron que pasar varios años para que pudiera volver a pensar en jugar este gran título. Pero a final de cuentas tuve la oportunidad.

Si hubo algo que de verdad aprecié de este título fue su gran cantidad de minijuegos. Sí, soy un adicto a ese tipo de cosas y vaya que disfruté cada uno.

Solo que cuando llegó ya había pasado la época del N64, el GameCube e incluso el Wii. Fue hasta que llegó el N3DS que tuve la dicha de jugar su reedición, The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D. Trece año después pude jugar la obra maestra que Miyamoto y las mejores mentes de Nintendo crearon. Si bien visualmente las mejoras eran notables, jugablemente era muy similar al original.

¿Cómo se creó a Ganondorf para The Legend of Zelda: Ocarina of Time?

Nunca es tarde para jugar un verdadero clásico inmortal

No sé si en otra línea del tiempo mi yo del pasado prefirió el N64 en lugar de una PC. Pero estoy seguro que mi expresión al prender el N3DS fue la misma que la que él tuvo al jugarlo por primera vez. Un momento mágico y muy especial, adornado con la hermosa música creada por el maestro compositor Koji Kondo. Cuando empecé a jugarlo no pude dejar de hacerlo, hasta que sentí que le había sacado el 100%.

Eso fue 111:37 horas después. Quiero imaginar que hubiera gastado el mismo tiempo o más al jugar el original The Legend of Zelda: Ocarina of Time en el N64. ¿Cómo pude jugar tanto sin aburrirme en un título sin multijugador? Al menos para mí, solo un juego verdaderamente mágico tiene dicha facultad. Es por lo que agradezco profundamente a Nintendo por crearlo.

Creo que Maron fue de mis personajes favoritos del juego. Su canto de verdad que me gustaba y podía estar un buen rato escuchándola sin aburrirme.

Gracias por todo. Un título como The Legend of Zelda: Ocarina of Time, capaz de redefinir un género completo, es algo que solo sucede muy pocas veces. Cada segundo que lo disfruté lo atesoraré por siempre. En verdad que fue, es y siempre será una fantástica experiencia.