20 años de Pokémon – Nunca es tarde para ser entrenador

20 años de Pokémon – Nunca es tarde para ser entrenador

Así es como celebro los 20 años de Pokémon, recordando lo mucho que me costó ponerle las manos encima a una de las series más fascinantes de Nintendo.

Con la conmemoración de los 20 años de Pokémon este 27 de febrero con base a su lanzamiento japonés, podría haber manejado este artículo como una retrospectiva, de la misma forma en que lo hizo con el correspondiente al 30 aniversario de The Legend of Zelda, o un recordatorio de los buenos momentos que me dejó la serie, como hice con el del anime de Dragon Ball. Pero en esta ocasión, decidí hacer algo diferente.

Pokemon Red & Blue

¿Comes, estudias o juegas? ¡Tu decides!

A diferencia de mucha gente que tengo el gusto de conocer, yo no inicié con los primeros juegos de la saga. Es decir, nunca tuve en mis manos los cartuchos de Pokémon Red, Blue o Yellow para el Game Boy. Cuando salieron a la venta los dos primeros, en 1998, yo estaba terminando mi carrera universitaria. Como muchos otros estudiantes, tenía otras cosas en que preocuparme en aquellos años, pero no me perdía las últimas noticias.

Aunque no lo crean, Club Nintendo fue por mucho tiempo una valiosa fuente de información para cualquier fan de Pokémon. Pero con los años ha ido perdiendo su espíritu.

Al menos desde 1996 tenía conocimiento del éxito que la serie cosechaba en Japón, con Pokémon Red & Green, manteniéndome al tanto como muchos otros en aquellos años, la revista mexicana Club Nintendo. Fan de los títulos de la Gran N desde los 80, no perdía detalle de cada pieza de información que aparecía, y sin duda habría comprado los juegos, de no ser por una cosa; mi escaso presupuesto de estudiante.

O compraba videojuegos o pagaba mi colegiatura; no había medias tintas. El inicio de esos 20 años de Pokémon los pasé leyendo acerca de las primeras generaciones, o viendo las aventuras de Ash Ketchum y compañía en la televisión. Pero con el tiempo también dejé de ver el anime, frustrado de ver como dicho individuo dejaba libre o perdía a sus mejores pokémon una y otra vez sin llegar a ningún lado. ¡Tarado!

Pokémon Omega Ruby & Alpha Sapphire

El paso implacable de las generaciones

Como siempre suele suceder, inicié desde abajo y mi sueldo no me permitía conseguir los más recientes juegos a pesar de mi pasión por los sistemas de la Gran N y sus títulos. Tenía que tomar decisiones en extremo apretadas para llevarme un pan a la boca o comprarme un par de zapatos, aunque siempre tuve el apoyo de mi familia hasta en los peores momentos. Pero la “espinita” seguía clavada.

¿Por qué no los juegas en emulador?, me dijeron una y mil veces algunos conocidos. Pero nunca opté por esa opción. ¡Tenía que jugarlos en una portátil de Nintendo!

Basándome en las fechas americanas, pasaron Pokémon Gold & Silver (2000), Pokémon Ruby & Sapphire (2003) y Pokémon Diamond & Pearl (2007). Días y meses se sucedían a lo largo de los 20 años de Pokémon. A punto estuve de jugar la cuarta generación, pero de nuevo tuve que dejarlo pasar. No se cuántas veces leí de todos estos grandes juegos (¡hasta las guías!) mientras que me era imposible echarles la mano encima.

Y es que por desgracia, si bien podía tener una consola casera de Nintendo, adquirir sus portátiles hubiera sido demasiado gasto para mí. Mi estabilidad económica siempre estaba en la cuerda floja. Pero llegaron tiempos mejores, y esta vez, estaba decidido a no dejar pasar la oportunidad. También se me fueron de las manos Pokémon HeartGold & SoulSilver (2009), aunque eso fue más bien por otras circunstancias.

Pokemon Black & White

El despertar del espíritu de un entrenador

Pero cuando se lanzó Pokémon Black & White (2010), pensé… “¡ya es suficiente!”. Por suerte tuve acceso a un NDS por mucho tiempo y ni tardo ni perezoso, conseguí una de estas versiones. Fue ahí donde la magia apareció y me convertí por fin, en un novel Entrenador Pokémon. Quizá por eso mismo guardo un cariño especial por la quinta generación de Pokémon, que es la que más he disfrutado.

Una de las principales tonterías que cometí en un inicio es desconocer las funciones de las diferentes cañas de pescar de los juegos. ¡Tonto de mí!

Eso sí, cometí incontables errores en algunas ocasiones al ignorar ciertos conceptos que cualquiera con más años de experiencia conocería. Pero de los tropiezos y fallos se aprende como bien dicen por ahí, y eso no me desanimaba. Lo que si resulta irónico es que después de lo mucho que me gustó White, su secuela y la de Black no me agradaron en lo más mínimo.

No lo sé, pero creo que la historia jugó un papel importante en este caso y no acabó de convencerme. Obviamente, cuando llegaron Pokémon X & Y en el 2013 y Pokémon Alpha Sapphire & Omega Ruby en el 2014, por ningún motivo los dejé pasar. Sí, es posible que los 20 años de Pokémon no los haya experimentado como otras personas, y que algunos piensen que llegué “tarde a la fiesta”.

Pokémon X - Xerneas

Festejando los 20 años de Pokémon

Pero siento que hubiera sido mucho peor que nunca hubiera tenido la oportunidad de jugar estos juegos, de los que me vi privado por múltiples causas. Hoy, a mis 39 años de edad, estoy más que contento con la decisión que tomé al final, y espero con ansia el arribo de Pokémon Sun & Moon en el N3DS, las siguientes entregas de la serie creada por Satoshi Tajiri.

¿Qué hay de los spin-offs de Pokémon? Creo que el que prefiero sobre todos los demás es Pokémon Conquest. ¡A que buen juego es!

¿Qué nos ofrecerán estos nuevos títulos? Más allá de traer un nuevo centenar de monstruos de bolsillo, espero que agreguen la misma cantidad o todavía más innovaciones que la que nos dieron Pokémon X & Y en su tiempo. Y ojalá que Game Freak haya aprendido la lección y mejore el desempeño de su motor gráfico, si es que vuelve a usarlo por tercera ocasión como todo parece indicarlo.

Puede ser muy tarde para muchas cosas, pero nunca lo es para volverte un Entrenador Pokémon y disfrutar de esta franquicia. De lo que tengo duda de momento es si compraré Pokémon Red, Blue o Yellow, no por cuestiones económicas, sino más bien por falta de tiempo para disfrutarlos como se debe. Y es que a veces hay demasiadas cosas por hacer día con día. ¡Felices 20 años de Pokémon!

¿Te gustó este artículo o tienes alguna anécdota que compartir? Puedes hacerlo a través de la sección de comentarios, o también házmelo saber a través de mi cuenta en Twitter, a @U_Nintendo.