[Reseña] Xenoblade Chronicles X

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Un gran RPG merece jugarse a fondo y después de invertirle varias decenas de horas, es hora de dar el veredicto de Xenoblade Chronicles X.

Consola: Wii U
Género: Action RPG
Publica: Nintendo
Desarrolla: Monolith Soft
Jugadores: 1-4
Lanzamiento: 4 de diciembre del 2016

Autor: John Doe

Estimados lectores de la Amala Network, como siempre no tengo palabras para disculparme con ustedes, si es que aun me siguen leyendo, han pasado muchas cosas y este blog ha estado inactivo por casi tres años. Han desfilado muchos RPGs por mis consolas y varios eventos personales y a su debido tiempo me excusaré con ustedes. Les escribo desde fuera, ya que tengo la oportunidad escribir en este espacio en Universo Nintendo.

Universo Nintendo es un sitio dedicado a, como podrán suponerlo, noticias, previos y reseñas de juegos de la Gran N a cargo de A. Quatermain (@U_Nintendo), un estimado amigo y toda una institución en videojuegos y detalles de la compañía (¡Gracias Gus por el espacio!). Saludos estimados lectores soy Schala/Serebii y en esta ocasión se me brindó la oportunidad de poder reseñar Xenoblade Chronicles X.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Unos pocos antecedentes antes de comenzar

Se que estamos desfasados en el tiempo y que su “momento” ya paso pero como en el sitio de RPGamer, me es difícil y poco ético reseñar un juego sin haberlo terminando, más aun cuando es un RPG y en donde la historia es pieza fundamental. Por eso mismo decidí tomar mi tiempo y disfrutarlo lo más que pudiera para poder contemplar toda la obra de Tetsuya Takahashi y su equipo.

Xenoblade Chronicles X es uno de los juegos del Wii U que Nintendo nos prometió hace más de tres años en un Nintendo Direct y que a muchos nos dejo boquiabiertos, ya que antes que eso apenas nos había llegado la primer entrega de esta meta franquicia, después de una lucha que parecía no ganaríamos nunca, y un aluvión de cartas y peticiones a Nintendo implorando que lo trajeran.

Tal vez exagero para algunos, pero conté los días para el lanzamiento de X, que gracias a Lord Zanza no fue tan accidentado ni sufrido.

Admito que Xenoblade Chronicles fue mi único motivo de compra para un Wii, después llegó la “trinidad” formada por The Last Story y Pandora’s Tower. Tres juegos que disfruté como pocos en mi vida. Al ver el primer tráiler de X sentí que volvería a pasar lo mismo con Wii U. Mis expectativas eran muy altas después del gran trabajo de Monolith Soft.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Embargados por el ansia de descubrimiento

Ahora bien, Xenoblade Chronicles X, o solo X para abreviar, no es una secuela de su predecesor en Wii, pese a lo que me hizo pensar su primer video que parecían los restos de Bionis y la cara de Shulk. Mas bien es solo una “sucesor espiritual” que toma los mejores aspectos de él, los pule y agrega su esencia propia. Debido a esto a lo largo de esta reseña será inevitable no hacer mención o paralelismos con su antecesor.

Como tal, X es ENORME. Es quizá el videojuego más grande al que me he enfrentado en toda mi vida y me es difícil saber por donde empezar, por la misma cantidad de detalles y cosas a abordar. Por eso espero no pasar de largo, y pensando precisamente en esta magnitud, uno de los factores que mas me sorprendió del juego fue el mapa del mundo, el cual esta repleto de vida.

A pesar de las semejanzas de Xenoblade Chronicles X con su digno ancestro, tiene los suficientes méritos para brillar y no colgarse de sus éxitos.

Al igual que en las aventuras de Shulk y sus amigos, nos encontramos con varios ecosistemas (cinco para ser precisos) atascados de detalles, cuevas, ríos y puntos altos para tener hermosas vistas panorámicas. Es un poema de todo el trabajo y empeño que Takahashi y su equipo puso en este juego, con el fin de dejarlo en nuestra memoria. Básicamente cualquier punto que veamos en la pantalla podrá ser conquistado.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Un mundo vivo y cambiante como el nuestro

Y al decir esto, me refiero a aquel boquete entre una montaña, pasando por la lejana isla que apenas veremos a la distancia e incluso aquella roca flotante que en los primeros capítulos solo podemos soñar en alcanzar. Mira, como es llamado este planeta, consta de cinco grandes continentes: Primordia, Noctilum, Oblivia, Sylvalum y Cauldros. Cada uno de ellos de climas propios y eventos meteorológicos específicos.

En este mundo de Xenoblade Chronicles X recorreremos praderas, bosques, selvas, desiertos y volcanes, experimentando fenómenos como chubascos o tormentas eléctricas que afectarán nuestra salud, así como peligrosas lluvias de lava. Pero todo cambia cuando nos detenemos una noche y volteamos al cielo para ver una bella aurora boreal, o apreciar un soleado atardecer que nos dejará ver mas allá de un simple continente.

Aunque todavía falta para hablar del sistema de batalla, debo decir que el clima si influye en las batallas. Así que es mejor andarse con cuidado.

En muchas ocasiones lo único que hacia era correr y correr en Mira hasta aquel punto que quería llegar. Y es que tan solo en el primer capitulo tienes disponible únicamente el primer continente para explorar. Sí, aparecen unas odiosas paredes verdes si quieres ir mas allá. Ahí invertí mis primeras 30 horas de juego, entre exploración y subidas innecesarias de nivel. Para el Capítulo 3, todos los demás continentes se desbloquearán.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

¿Quieres sentirte perdido? ¡Corre sin cesar!

En este aspecto, este planeta puede llegar a ser bastante sobrecogedor, ya que parece no tener fin y podemos correr y correr por varios minutos en todas direcciones y no llegar a nuestro destino. Lo interesante en Xenoblade Chronicles X es que la historia no se narra conforme avanzamos en el mapa, como en su predecesor. Incluso podemos pasarnos 100 horas de juego sin avanzar al siguiente capítulo.

Lo mejor de este mundo alienígena es que está colmado de fauna muy original. Podemos observar con detenimiento sus pequeños patrones, o bien salir corriendo en caso de toparnos con un “Indigen” agresivo. Como en todo RPG hay monstruos similares a la fauna real. En nuestra jornada conoceremos criaturas magníficas e imponentes.

Una de los animales que mayor impresión provocaron en mí fueron los “alces” gigantes de Primordia. ¡Son sin duda magníficos!

Además de esto Mira esta colmado de fauna bastante original a la cual podremos observar con detenimiento en sus pequeños patrones o bien salir corriendo en caso de ser detectados por un poderoso Indigen, como en todo buen RPG hay monstruos similares a la fauna real que conocemos hasta criaturas magnificas y realmente imponentes.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Entorno plagado de muchos peligros y sorpresas

Hay seres sumamente creativos a los que nos les hallaremos pies ni forma, y es el conjunto de estos los que hacen que el entorno de Xenoblade Chronicles X no sea un enorme plano a explorar. ¡Todo lo contrario! Monolith Soft lo convirtió en un inmenso campo, en el cual tendremos que planificar nuestras rutas para evitar ser detectados, o peor aún, pisoteados por temibles o colosales monstruos.

Algo que me encanta de estos juegos es que en el mapa los monstruos están esparcidos según sus niveles de forma aleatoria y no como en los RPG de antaño, en donde sabias que ibas por buen camino si el nivel de los enemigos subía progresivamente. En Mira puedes salir de New Los Angeles y hallar “inofensivos” Indigens de nivel cinco en el perímetro de la colonia.

A veces nos toparemos con Indigens con un nivel tan alto o con tan poderosas habilidades, que más conviene salir corriendo y regresar con mayores recursos.

Pero si sigues avanzando un poco más al noroeste, encontrarás un colosal “dinosaurio” blanco de nivel 90, que le gusta rondar Primordia. Como en el primer Xenoblade Chronicles, no hay penalización por morir, ya que solo serás transportado al último checkpoint. Mas créanme cuando les digo que habrá ocasiones repetir la ruta que ya recorrimos puede ser complicado.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

¿Qué podemos esperar del sistema de batalla?

Xenoblade Chronicles X es un Action RPG que toma muchos elementos de varias sagas, y los hace propios en una fórmula bastante adictiva. Esto es debido a que no tendremos pantallas exclusivas como en los grandes clásicos. Si somos detectados por un enemigo, o bien decidimos atacar a algún incauto, la batalla será en el mapa principal.

En plena acción contaremos con ocho “Arts”, que desempeñan los papeles de magia, ataques físicos a corta o larga distancia y hasta buffs. Cada una tiene un tiempo especifico para volverlo a utilizar, y de manera constante tendremos ataques mas débiles que nuestros personajes harán por su cuenta. Algunas de ellas podremos usarlas sin costo, pero hay otras especificas que tomaran su energía de una barra especial.

Cada que sea necesario presionar el botón B, el mismo juego nos avisará. ¡Es imprescindible hacerlo en el momento correcto para que triunfemos en batalla!

Ésta última se llenará con nuestros ataques automáticos o también ejecutando Arts especificas. Además en las batallas podremos desencadenar cadenas de golpes, generando combos según la clase de ataque que usemos y la habilidad que tengamos al presionar el botón B al realizar cierta Art. Esto es de vital importancia para además de golpear mas fuerte al enemigo, recuperar nuestra vitalidad.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Cientos de misiones secundarias por cumplir

La verdad, la batallas se desarrollan de forma muy rápida y entretenida. Pero en Mira no todo es ir y extinguir su vida nativa. Xenoblade Chronicles X cuenta con una VASTA lista de misiones secundarias. Éstas las conseguimos en New Los Angeles, aunque también hay otras que hallaremos desperdigadas en el mapa. Esta ciudad es donde radica nuestra base y donde proseguimos con la historia.

Éstas van desde las clásicas de eliminar a cierta cantidad de enemigos o a un minijefe específico, hasta algunas más concretas como llegar a cierta parte del mapa o recolectar cierta cantidad de ítems. Estos pueden estar desperdigados a lo largo del campo, pero habrá otros que solo tienen algunos monstruos o criaturas. Incluso existen los que se obtienen rompiendo partes esenciales de ciertos seres.

Si bien no es forzoso cumplir todas las misiones extra, es una muy buena forma de subir de nivel nuestras habilidades e incrementar nuestra experiencia.

Todo esto nos ira dando tanto puntos de experiencia para subir nuestro nivel como Job Points, que nos servirán para subir el nivel a nuestra clase o Class, y aprender nuevas Arts y habilidades o Skills. Éstas últimas son habilidades pasivas que aumentan alguna habilidad o fuerza de nuestros personajes, y también sirve para prolongar la duración de otras.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Amplias y variadas opciones de personalización

Además de estas misiones, el juego nos premia por muchas actividades adicionales como llegar hasta cierto punto que no había sido explorado antes por la colonia o recolectar por todo el mapa la diversa fauna, flora y restos de civilizaciones de Mira. Contamos con un compendio (Collectopedia) que de manera opcional podremos llenar con los elementos encontrados para así ganar más Skill Points para nuestras Arts y Skills.

Por otra parte, como todo buen RPG actual, en Xenoblade Chronicles X el nivel de personalización de nuestros personajes es muy vasto. Esto en parte se debe al dinamismo con el que las Classes y Arts lo permiten. Hay una gran cantidad de equipo disponible, pero no todo es accesible desde el inicio. En el juego hay ciertas tiendas que vamos desbloqueando conforme la historia progresa.

Hay comercios que son añadidos vía misiones adicionales, las cuales podemos financiar y de esta manera hacer que tengan más artículos.

En el juego hay muchos personajes a elegir y que podemos usar a nuestro antojo en partidas con hasta cuatro a la vez. Algo muy particular en el primer Xenoblade Chronicles y que llegó a su sucesor es que es posible desarrollar afinidad entre ellos. Eso provoca que se desenvuelvan mejor en batalla. Para elevar el nivel de afinidad bastará con realizar combos en combate o concluir con este personaje algunas sidequests.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Forjando lazos y mejorando a nuestros aliados

¿Esto tiene alguna ventaja? Pues además de la eficiencia en batalla, podremos posteriormente realizar una misión secundaria específica para ese personaje con base al nivel de afinidad y de alguno que otro prerrequisito. Este trabajo alterno específico se llama Heart-to-Heart y sirve meramente para enriquecer la historia del juego con algún detalle, o bien la trama específica del personaje en cuestión.

Por si todo esto no les basta, ya avanzados en la historia desbloqueamos el uso de los Skells, mechas transformables que facilitan nuestro viaje por Mira. Además, nos sirven como herramienta de aniquilación contra los Indigens hostiles. Son casi casi un personaje adicional, ya que cuentan con el mismo nivel de personalización que uno humano. También adquieren Arts con el equipo que les damos.

Al concluir un Heart-to-Heart recibiremos una remuneración como en cualquier otra misión ajena a la narrativa principal, y podremos desbloquear alguna Art especial, solo obtenible así.

Mas no todo será subir en el Skell y destruir a aquel dinosaurio que merodeaba cerca de New Los Angeles, como mencioné antes. Estos vehículos antropomorfizados tienen su nivel y si encaramos enemigos que los sobrepasen por mucho, nuestro amado y carísimo aliado explotará. No nos queda sino proseguir la batalla como un humano normal, lo que nos pondrá en una desventaja abismal contra los grandes monstruos.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

¡Hasta en el planeta Mira el dinero mueve al mundo!

Pero como bien dicen por ahí, “Dios aprieta pero no ahorca”. Si somos lo suficientemente ágiles al momento de que se destruya nuestro Skell y apretamos B en el momento adecuado, no habrá penalización. Bastará con regresar al cuartel general para que lo restauren. Por el contrario, si no coordinamos bien y como a mí me pasó, en la gran mayoría de las veces se nos irán acabando las oportunidades para que restaurarlo sea gratis.

Llegará un punto en donde para recuperar a nuestro amado Skell tendremos que pagar casi la misma cantidad de lo que nos costó. Para costear tanto nuestras actividades de mecenas, como la compra de mejor equipo y mechas, hay dos opciones principales. La primera es con el dinero obtenido por misiones secundarias, vendiendo restos inservibles y partes de monstruos que obtenemos al final de las batallas.

Las sondas tienen efecto y niveles particulares. Para instalarlas es necesario llegar a ciertas partes específicas en el mapa y así comenzar con la extracción que ocurre cada cierto tiempo en Xenoblade Chronicles X.

Y la segunda es el Miranium, un elemento exclusivo del planeta y que servirá para patrocinar a las tiendas y el desarrollo de nuevas armas y equipo, así como pequeñas reliquias para añadir efectos a nuestras armaduras. La obtención de este mineral se hace con una mecánica muy particular en el GamePad y tendremos que estar acomodando sondas (Probes) para la extracción de este precioso material.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

¿Te sientes solo? Aprovecha el modo multijugador disponible

El juego tiene dos modos en línea. El primero es uno pasivo, en donde si estamos en línea se nos asignará a un grupo y las misiones aparecerán en la parte inferior derecha de nuestra pantalla. Éstas constan de cinco objetivos, como eliminar a una familia en particular de Indigens, recolectar cierta cantidad de ítems en Mira, o acabar con algún minijefe.

Respecto del segundo, nos permite jugar con otras personas de forma más cercana, ya que podremos escoger determinadas misiones para realizar en conjunto de hasta tres amigos o desconocidos. En este punto no puedo hablar muy bien ya que jamas encontré en dónde invitar a mis amigos a jugar, y en el transcurso de Xenoblade Chronicles X me uní a lo mucho a seis misiones en línea ya casi al final del juego.

Ocasionalmente nos toparemos con los avatares de otros jugadores, los cuales podemos reclutar por un tiempo determinado.

No quiero decir que esta opción sea mala, de hecho me recordó mucho al modo en línea de juegos como los de la serie Monster Hunter de Capcom. Pero quería hacer de mi experiencia en Mira algo muy personal y evitar en lo posible realizar mas actividades de las que ya hacia. Así que ustedes disculparán si no deseo abundar en más detalles acerca de esta característica.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Un círculo que parece que no tiene fin

Creó que antes abordé ya todos los aspectos técnicos que deben de ser cubiertos y espero haber generado en ustedes un poco de interés, aunque sea por las mecánicas del juego. Ahora vamos con lo mas importante en un título de rol: la historia y empiezo con ese pequeño título, inspirado en el libro Segunda Fundación, del insigne escritor Isaac Asimov.

¿Por qué? Vaya, Xenoblade Chronicles X nos lleva a un futuro ficticio no muy lejano, donde la humanidad se ve en la necesidad de dejar nuestro amado planeta Tierra por una invasión extraterrestre. La misma que posteriormente será destruida y deberemos abordar gigantescas arcas espaciales, como la propia White Whale que nos lleva consigo en la ciudad de New Los Angeles.

Es notorio que Tetsuya Takahashi quiso ofrecernos una experiencia diferente a la del primer Xenoblade y eso resalta en la historia de este nuevo juego.

La humanidad recorrerá la inmensidad del espacio en busca de un nuevo hogar. Al encontrarlo en el lejano mundo de Mira, somos atacados por una banda de extraterrestres conocidos como Ganglion, que fueron los que atacaron nuestro planeta natal. Casi de milagro los contenedores con los cuerpos criogenizados de varios humanos sobreviven y quedan esparcidos por este nuevo Edén.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Misión en pro de la salvación de la humanidad

Conforme la historia se desarrolla, nuestra misión principal será buscar y recuperar estos contenedores, logrando de paso obtener la mayor cantidad de información de este nuevo e inhóspito planeta. A su vez también descubriremos nuevas especies alienígenas inteligentes con las que tendremos que compartir este nuevo planeta.

La historia se nos narra a través de los ojos de “Cross”, nuestro personaje que podremos hacer a nuestro antojo y personalizarlo como queramos. Las herramientas que nos da el juego permiten recrearlo a nuestra imagen. A diferencia del buen Shulk, en Xenoblade Chronicles X los personajes secundarios son más bien los protagonistas y nosotros somos meros observadores de la trama.

Es tal la cantidad de héroes involucrados, que no es posible crear una sinergia tan magnífica como la que existió en el original Xenoblade Chronicles.

La valerosa Elma e inteligente Lin son los personajes principales y en el juego habrá algunos mas que tendrán su intervención en la historia. Pero en un punto en donde si falla un poco X es en el desarrollo de todos los demás involucrados. Infortunadamente no son tan entrañables como en su predecesor y culpo de esto a su enorme cantidad.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Historia que se desenvuelve como nosotros queremos

Admito que la historia es muy entretenida y sorprendente, pero cómo se va narrando puede parecer aburrida o que no es llevada correctamente. La principal diferencia de su antecesor con Xenoblade Chronicles X y que a muchos termina orillando a abandonar, es que la trama no es tan lineal. Entendamos por esto que en el anterior al llegar a cierto punto en el mapa la historia se desarrolla sin siquiera dar tiempo de reacción al jugador.

Por el contrario, en X tenemos el control absoluto de la narrativa principal, ya que para proseguir debemos de seleccionar la misión desde el panel en donde están todas las misiones. Este factor puede ser determinante en cuanta a que continuidad damos a la historia. En lo personal, los primeros tres capítulos del juego los hice en aproximadamente 100 horas, junto a una lista de mas de 200 misiones secundarias.

La gran cantidad de misiones y la forma en que se va desarrollando todo puede sacar de balance a algunas personas más afines a RPGs más tradicionales.

A esto agrego que estaba a seis niveles del máximo de los humanos, para terminar en el Capítulo 12 con 210 horas acumuladas y cerca de 300 objetivos alternos cumplidos. Xenoblade Chronicles X le da al jugador la opción de elegir que tanto va a hacer y a que ritmo lo quiere llevar. Es importante también recalcar que pese a llevar casi el mismo nombre, este juego tiene un planteamiento muy diferente a su antecesor.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Dejando de lado la fantasía y entrando a la ciencia ficción

Es posible considerar al original Xenoblade Chronicles como un juego mas fantástico y mítico al estilo de Dragon Quest o Final Fantasy. En cambio, X es una ópera espacial similar en magnitud a Infinite Space o Mass Effect. El factor que mas he leído en otras reseñas que generó molestia es la historia en sí. Aclaro que evitaré los spoilers de la mejor manera posible es necesario hablar de ciertos puntos claves.

En los primeros diez capítulos la narrativa es algo predecible y realmente el juego no nos da más antecedentes ni mucha información de lo que en verdad pasa. Los enemigos son presentados como en el primer Xenoblade con cortes de escena en donde hablan de sus planes, pero de cierta forma esto nos hace sentir como que nos arrojaron a mitad de un libro sin oportunidad de leer las hojas de atrás y esperando lo mejor para el final.

Lo mejor de Xenoblade Chronicles X son las revelaciones que vamos descubriendo, y cosas que damos por sentadas terminarán sorprendiéndonos.

Esto es diferente que en la pasada aventura, en donde nos vamos introduciendo lentamente a la historia, y si a esto sumamos lo sobrecogedor que puede ser Xenoblade Chronicles X, esto puede provocar que perdamos el interés. Lo sé, de seguro se preguntaran por que sigo escribiendo, probablemente con lo de arriba logre desanimarlos pero esperen, hay más.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Tetsuya Takahashi y su marca indeleble en la industria

Xenoblade Chronicles X no es dirigido por un “Don Nadie”, Takahashi es el creador de Xenogears y Xenosaga, los cuales no tienen relación alguna con Nintendo. Pero su historia es más dramática y debido tanto a cuestiones financieras como desinterés, pueden ser considerados como juegos inconclusos. Incluso se les nota que hubo un recorte no solo de presupuesto, sino hasta de ideas de su parte.

Ya con Nintendo y con la libertad creativa necesaria, nos dio Xenoblade Chronicles, una obra digna que está en mi Top 10 personal de “Juegos de 10”, en donde la historia brilló por su originalidad, narración y giros inesperados que te hacían gritar de emoción o sorpresa. Ahora bien, en el caso de Xenoblade Chronicles X la trama fluye como un posible prólogo, algo de lo que no sería capaz este director sin Nintendo.

Sí jugaron la aventura en Wii y comparamos su historia con Xenoblade Chronicles X, se llega hasta el punto que los eventos de nuestro señor Zanza y Lady Meyneth para dejarlo ahí, con un montón de revelaciones que al final no esperábamos.

Sí, al final de X se revela toda esa información que nos restringen durante 11 capítulos, y la escena post-créditos nos revela que esto solo es el comienzo de una aventura más grande. Es por eso que su historia no está al nivel de su predecesor, pero en modo alguno esto la vuelve mala. Por cierto, líneas atrás rendí tributo a la frase de Fundación por una buena razón.

Y es que no puedo comparar la sensación que me dejó la historia con el primer libro de la magna trilogía de Asimov, en donde sabemos que hay algo atrás y que de cierta forma termina dejándonos más intrigados que cuando empezamos a leerlo. Pero conocemos el potencial que tiene y con algo de suerte esperamos verla concluida.

[Reseña] Xenoblade Chronicles X

Cosas que valen la pena comentar y señalar

No me queda más que concluir, así como lo hace Xenoblade Chronicles X, de manera abrupta y preguntándome si esta bien escribir esta reseña o esperar hasta que tengamos eso que Takahashi tiene en su mente desde hace tiempo y jamás ha podido concluir. Se los recomiendo ampliamente si son fanáticos de los RPGs, el juego luce fenomenal en el Wii U, exprimiendo al máximo y sacando lo mejor de la consola.

X les dará muchas horas de diversión, el doble si como yo sufren de TOC y gustan de coleccionar todo y hacer todas las misiones secundarias y hasta del cuádruple si quieren hacer postgame y en línea. Su banda sonora es fenomenal, logra transportarnos con sus acordes y melodías a Mira y hacer nuestra experiencia en este inhóspito planeta mas acogedora como en su predecesor.

Hiroyuki Sawano es el responsable de las melodías del juego. Si a ti en lo particular no te gusta su obra, entonces no puedo hacer nada. Pero tiene composiciones que bien vale la pena.

Tomen sus precauciones, el juego se puede hacer en 60 horas o prolongarse hasta donde ustedes quieran. Eso sí, la historia no los llevará de la mano, si quieren más de ella tendrán que buscarla para terminar en un metafórico “continuará”, pero siento que con el potencial de Tetsuya Takahashi y Nintendo como mecenas, obtendremos una desenlace magnífico en unos años.

[Nota: Aunque algunas de las capturas de pantalla son proporcionadas por Nintendo, otras más se obtuvieron directamente del juego. ¡Hay incluso pertenecientes a la partida del propio A. Quatermain!]

Deja un comentario