[Reseña] Tokyo Ravens

[Reseña] Tokyo Ravens

Tokyo Ravens no es un gran anime, pero es entretenida tanto por sus personajes como su contenido esotérico y fantasioso, que es su principal atractivo.

Autor: Kouhei Azano
Género: Shounen/Acción/Fantasía/Sobrenatural
Fecha: 2013
Estudio: 8bit

Quizá una de las más grandes encrucijadas que enfrentamos a lo largo de la vida es cuando las personas a nuestro alrededor esperan algo de nosotros, cuando en realidad lo que deseamos es otra cosa. Incluso, al grado de que no importa lo que hagamos, seguiremos la senda que nos ha sido marcada, conducidos por los invisibles hilos de un destino que parece predeterminado.

Tokyo Ravens

Es tiempo de despertar al tigre dormido

En Tokyo Ravens, eso fue precisamente lo que le sucedió a Harutora, un joven y vivaz miembro del clan Tsuchimikado, familia que a lo largo de los años ha destacado por el onmyouji, una antigua práctica esotérica japonesa. A pesar de semejante linaje, nuestro protagonista tiene un problema: carece de cualquier poder mágico y es por lo mismo que no se muestra muy entusiasmado de seguir los pasos de su estirpe.

En lugar de aspirar a cosas mayores, prefiere disfrutar de la compañía de sus queridos amigos, Touji y Hokuto. Su pacífica existencia en su pueblo natal se habría mantenido, de no ser por el arribo de su amiga de la infancia, Natsume, y de una misteriosa y “problemática” jovencita, Suzuka. Dichos encuentros desembocaron en un evento tan traumático que cambiaron completamente la concepción que tenía de las cosas.

Tan es así, que le abrieron las puertas a una dimensión donde la magia y la tecnología se entremezclan. Un mundo en pugna desde el “Gran Desastre Espiritual”, en el que lidian los fanáticos seguidores del legendario Yakou Tsuchimikado y las fuerzas del orden. Es en ese marco donde se convierte en un shikigami (familiar en la acepción mágica occidental) de Natsume e inicia sus estudios en la Onmyo Academy con ella y sus amigos.

Es probable que uno de los mayores problemas que encararán quienes le den una oportunidad a Tokyo Ravens es que su trama en ocasiones puede ser confusa, no solo debido a la cantidad de nuevos personajes que entran y salen a cada momento, sino por situaciones que al principio no tienen ni pies ni cabeza, pero que conforme avanzan los 24 capítulos que la comprenden se van aclarando.

Tokyo Ravens

Promesas olvidadas y grandes definiciones

Igualmente hay términos, comunes para los habitantes del país del Sol Naciente, que pueden resultar demasiado ajenos o exóticos para algunas personas. No obstante, bien puede decirse que esto es parte del encanto que destila Tokyo Ravens, donde las peripecias de la vida estudiantil conviven con los más intensos combates, aderezados con un verdadero aquelarre de espíritus y apariciones.

Es precisamente en cuanto a estos últimos que hay algunos problemas. Aunque la animación bidimensional cumple cabalmente con su cometido, la idea de mezclarla con modelos generados por computadora no resulta del todo adecuada. Su poca calidad contrasta de forma negativa con el trabajo completo, y es uno de los puntos más bajos de este anime, lo que es un poco decepcionante.

Respecto a los diseños de cada personaje, están bien realizados y se amoldan a la personalidad de cada uno de ellos. Ciertamente, está presente uno que otro cliché, mas también lo están el humor y situaciones más serias, que vuelven a Tokyo Ravens un anime entretenido. Tal vez no está a la altura de producciones actuales más trabajadas, pero a final de cuentas es un aceptable trabajo del director Takaomi Kanasaki y su equipo.

Tokyo Ravens


Fichas Personajes

tokyo Ravens - Harutora Tsuchimikado

Harutora Tsuchimikado

Nuestro despreocupado protagonista, que conforme avanza la serie demuestra su valor y que es más de lo que aparenta.

Tokyo Ravens - Natsume Tsuchimikado

Natsume Tsuchimikado

Tiene que ocultar su verdadero sexo y es considerada por muchos como la reencarnación de Yakou Tsuchimikado.

Tokyo Ravens - Touji_Ato

Touji Ato

El mejor amigo de Harutora, quien es bastante seguro de sí mismo. Pero él también tiene un oscuro y aterrador secreto.

Tokyo Ravens - Suzuka Dairenji

Suzuka Dairenji

Aparenta ser una dulce chica, pero en realidad es una tsundere declarada y forma parte de los poderosos Twelve Divine Generals.

Tokyo Ravens - Kon

Kon

Esta kitsune es la shikigami de nuestro héroe, y agrega el factor cómico a la serie con sus apariciones y ocurrencias.

Tokyo Ravens - Kyouko Kurahashi

Kyouko Kurahashi

Es la nieta de la directora de la academia y está dotada de un gran poder. Tiene sus “roces” con Harutora y Natsume.


Bleach

#RECOMENDACIÓN: Bleach

Autor: Tite Kubo
Género: Shounen/Acción/Fantasía/Sobrenatural
Fecha: 5 de octubre del 2012
Estudio: Studio Pierrot

No se por qué razón, pero cada vez que veo Tokyo Ravens, me viene a la mente las aventuras de Kurosaki Ichigo y sus amigos (nada que ver la aparente similitud entre los términos shikigami y shinigami). Guardo muy buenos recuerdos de esta serie, y es una de las que más he disfrutado, no solo por sus excelentes batallas, momentos memorables y entrañables personajes, sino también por su apartado musical.

Es una lástima que el manga alcanzara al anime, provocando una molesta y hasta a veces absurda cantidad de relleno que al combinarse con un claro debilitamiento en su trama, obraron en su contra. Fue muy claro que entre la emocionante saga en la Sociedad de las Almas y las grandes batallas en Hueco Mundo, algo había cambiado. Por suerte para los fans de Bleach, la historia sigue en su versión impresa.

Ojalá en un futuro no muy lejano, una continuación o una nueva versión de la serie original, con la misma calidad, pueda deleitarnos. Pero por mientras, lo que está disponible de este anime es entretenido y muy recomendable.

[La versión original de este artículo apareció en la edición impresa de la revista mexicana GameMaster No. 54, abril 2014, que escribí bajo mi seudónimo de A. Quatermain]

  • 7.5/10
    Calificación - 7.5/10
7.5/10

Resumen

A pesar de sus altas y bajas, Tokyo Ravens es una serie agradable. Pero solo resulta entretenida mientras disfrutamos de algunas producciones mayores.