Disney Infinity – Una historia de errores y sueños rotos

Disney Infinity – Una historia de errores y sueños rotos

Comienzan a filtrarse más detalles que revelan las razones por las que Disney terminó cancelando Disney Infinity, un cuento que no tiene nada de feliz.

Si lo que este artículo de Kotaku revela es verdad, entonces las razones de la caída de Disney Infinity quedan bastante claras. El reporte en cuestión está basado en dos diferentes fuentes que contactó personal de este sitio, y señalan que antes de la cancelación definitiva, había muchos planes para la versión 4.0 del juego. De hecho, se tenía contemplado varios paquetes de niveles, y uno de ellos estaría basado en Rogue One: A Star Wars Story.

El plan para promocionar esta cinta era por demás ambicioso, ya que se tenía pensado lanzar una línea de figuras de 12 pulgadas de alto, pero no serían las únicas. Otras más que tendrían este tamaño serían las de Buzz Lightyear, Elsa, Hulk, Hulkbuster, Jack Skellington y Darth Vader, las cuales estarían disponibles en el otoño de este año. Su costo proyectado sería de $45 dólares cada una.

Parecen algo caras, pero estarían mucho más detalladas que las normales y tendrían distinto funcionamiento con el cancelado Disney Infinity 4.0. Respecto a este juego, se supone que incluiría aventuras de personajes de franquicias como Star Wars, Marvel y Disney, las cuales se entrelazarían por primera vez en la modalidad Toy Box como una historia continua. Sin duda eso sonaba muy prometedor, y es una lástima que nunca lo veremos en acción.

¿Quiénes estaban desarrollando los nuevos niveles para la versión actual de Disney Infinity? Según lo dado a conocer, Ninja Theory (DmC) trabajaba en el contenido de Rogue One: A Star Wars Story, mientras que Studio Gobo, que ya ha trabajado con la serie, se encargaba del correspondiente a la nueva película de Walt Disney Animation Studios, Moana.

Respecto a Disney Infinity 4.0, se quería lanzar con contenido de películas como Cars 3, Star Wars Episode VIII, Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales, Coco, Guardians of the Galaxy Vol. 2 y Thor: Ragnarok. Es decir, que este juego prometía ser uno de los más diversos de la serie. Al parecer, Disney pensó en diversas formas para salvar el proyecto, y una de las ideas era asociarse con Hasbro para fabricar las figuras.

Pero las cosas no terminaron de funcionar, sellando el destino de Disney Infinity 4.0. El artículo también menciona la serie de problemas que encaró Disney con los juegos y estatuillas de la serie. Por ejemplo, cuando se lanzó el primer título de la franquicia, hubo problemas para satisfacer la demanda y se presentó escasez. Fue por eso mismo que trataron de compensar esta situación con la segunda entrega.

Mas las cosas no salieron como se esperaba y pasó lo contrario, cayendo en el error de la sobreproducción. A lo anterior se sumaban las diferencias entre las distintas compañías que forman parte de Disney. Por ejemplo, LucasArts quería que se promocionara la serie de televisión Star Wars Rebels con las figuras, pero se le dio prioridad a Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Hubo figurines de Disney Infinity que no vendieron lo esperado. Por ejemplo, el de Hulk vendió un millón de unidades y es conocido que fue uno de los más vendidos; pero la misma cantidad se quedó en los estantes. Yondu, de Guardians of the Galaxy, fue un rotundo fracaso; nadie quería su estatuilla, y como ésta, varios cientos de miles más no se vendían.

Incluso otros juegos licenciados por Disney, como Star Wars: Battlefront, se convirtieron en competencia de Disney Infinity. Con semejante cantidad de problemas era de esperarse que esta multinacional decidiera “cortar por lo sano”. Quien diría que una compañía tan enorme podría podía cometer tantos errores seguidos con un negocio que parecía dinero seguro en el banco. Pero así son las cosas.

Deja un comentario