Un fan logra ver Rogue One: Una historia de Star Wars antes de morir

Un fan logra ver Rogue One: Una historia de Star Wars antes de morir

Gracias al director Gareth Edwards, Disney y Lucasfilm, Neil Hanvey pudo ver Rogue One: Una historia de Star Wars antes de fallecer.

Tal parece que cuando se trata de cuestiones de vida o muerte, Lucasfilm está dispuesto a complacer los deseos de los fans. Esto lo digo porque recientemente el estudio decidió cumplir el último deseo de una persona en particular. Se trataba de Neil Hanvey, quien a través de una campaña mundial logró tener la oportunidad de ver antes que nadie el próximo filme de la Guerra de las Galaxias, Rogue One: Una historia de Star Wars.

Según The Hollywood Reporter, Hanvey, que tenía 36 años de edad, murió el pasado lunes en Inglaterra en el St. Michael’s Hospice. Durante tres años y medio, peleó contra el cáncer que fue minando su vitalidad y salud. Podría decirse que perdió la batalla, pero al menos y antes de morir, pudo ver este filme. Fue así como pudo irse en paz, cumpliendo lo que tanto anhelaba como fiel seguidor de la obra de George Lucas.

Esta persona pudo ver Rogue One: Una historia de Star Wars gracias a la iniciativa #RogueOneWish en Twitter. Tantas fueron las peticiones, que el director Gareth Edwards decidió autorizarlo todo. La película fue proyectada el pasado sábado. Como pueden ver, la muerte de Neil Hanvey era prácticamente inminente. La esposa de él, Andrea, así como su familia agradecieron a este cineasta, así como a Lucasfilm y Disney, por este detalle.

En mucho ayudó que entre las personas que apoyaron la campaña se encontraba el propio actor Mark Hamill, que interpreta a Luke Skywalker en la trilogía original y en los nuevos episodios. Este caso no es el único relacionado a Star Wars en los últimos años. Lo mismo pasó con Star Wars: El despertar de la Fuerza, pero en ese caso se trató de Daniel Fleetwood.

En este caso fue gracias a la intervención de J. J. Abrams que esta persona pudo ver dicha película. Fleetwood, que también padecía cáncer, murió no mucho tiempo después de ver este filme. Sin duda es una pena que las cosas se den así, en especial si tenemos en cuenta que no podrá ver la nueva trilogía completa. Al menos en el caso de Hanvey, Rogue One: Una historia de Star Wars es una historia autocontenida.

Es decir, aunque está conectada a la primera trilogía, es improbable que tenga una secuela como tal. Aunque creo que eso depende del recibimiento que tenga. Descansa en paz, Neil Hanvey. Como muchos otros, ya eres uno con la Fuerza en estos momentos.