Si haces tu fiesta Pokémon puedes terminar pagando $5,400 dólares

Si haces tu fiesta Pokémon puedes terminar pagando $5,400 dólares

Ramar Larkin Jones solo quería ofrecer una fiesta de Pokémon en su café, pero entró en conflicto con los derechos reservados de The Pokémon Company.

No me extrañaría que alguien dijera por ahí “esto ya lo he visto antes”. Y de cierta manera tendría razón, ya que el origen de esta noticia se remonta a la pasada PAX Prime 2015. Todo comenzó con el interés de parte de un aficionado de Pokémon, llamado Ramar Larkin Jones, de ofrecer una fiesta temática en su café en Seattle, la 5th Annual Unofficial Pokemon PAX Kickoff Party.

Buenas intenciones que terminan mal

Todo estaría relacionado con los monstruos de bolsillo; incluso los tragos y bebidas. También se tenía planeado realizar un torneo de Super Smash Bros. con todo y premio en efectivo, de cosplay y de baile. A fin de recaudar el dinero suficiente para pagar todos los gastos y al mismo DJ que había sido contratado, Ramar repartió boletos con un costo de $2 dólares, adornados con figuras de Snivy y Pikachu.

Igualmente empleó pósteres con la misma ilustración para promover el evento. Pero quien sabe porque razón, The Pokémon Company se enteró de todo, y ni tardo ni perezoso, su equipo legal decidió entrar en acción. Como suele suceder en estos casos, esta persona recibió la clásica carta de “cese y desista”. Antes de meterse en más líos, Ramar decidió cancelarlo todo y devolver el dinero de las entradas.

Pokémon - Póster Party

El póster en cuestión y fuente de las desdichas de Ramar Larkin Jones

Podría pensarse que el asunto terminó ahí, pero para sus mala suerte no fue así. Al parecer, la compañía se había enterado que dicha festividad se venía llevando a cabo desde el 2011, y por eso mismo, le dio seguimiento a su demanda hasta las últimas consecuencias. Ahora, le exige a Ramar una indemnización equivalente a ¡$5,400 dólares!

Miles de dólares en daños y perjuicios

“No puedo pagar”, dijo él. “Administro un café, y el costo de vivir en Seattle es muy caro. Estoy esperando poder pagar lo que se me exige en el transcurso de este año, a causa de que simplemente quiero acabar con esto”. Además de pagar lo exigido (quiere negociar si puede reducirlo a $4,000 dólares), no podrá volver a hacer uso de Pokémon en ningún evento posterior.

Ramar Larkin Jones se define como un fan de los monstruos de bolsillo desde su niñez. Ciertamente, este asunto es en verdad penoso y no habla nada bien del equipo legal de The Pokémon Company. Pero en Estados Unidos este tipo de demandas son muy comunes, y creo que el problema en este caso vino de cobrar precisamente por la entrada y no pedir una autorización previa a la empresa para usar a sus personajes.

Las ediciones anteriores de esta fiesta de seguro le sirvieron a The Pokémon Company de seguro le sirvieron para fundamentar su caso en contra de Ramar, para infortunio de éste. Aunque esta organización pertenece en un 33% a Nintendo, tiene completa independencia para obrar o actuar. Así que en este caso, la Gran N no está directamente relacionada con este problema.

Nunca aprietes de más una rienda…

Como puede verse, la ley está del lado de The Pokémon Company; pero de cara a la opinión pública podría salir perdiendo. Sería deseable que los directivos de la rama americana de la compañía piensen bien las cosas, ya que tratar a sus fans de esa manera es como “dispararse en el pie”. Hubo un tiempo en que Nintendo de América era bastante remiso a permitir torneos de Super Smash Bros.

Esto fue alegando proteger sus propiedades intelectuales. Pero con el tiempo recapacitó acerca de este tipo de acciones y ahora incluso patrocina estos eventos. Quizá pase lo mismo con TPC algún día.