¿Cómo le vendieron The Legend of Zelda: Breath of the Wild a Shigeru Miyamoto?

¿Cómo le vendieron The Legend of Zelda: Breath of the Wild a Shigeru Miyamoto?

El director Hidemaro Fujibayashi revela como le vendieron el concepto de The Legend of Zelda: Breath of the Wild al diseñador Shigeru Miyamoto.

A pesar de que el productor actual de la saga del Héroe de Hyrule es Eiji Aonuma, al final la última palabra para autorizar el desarrollo de un juego de ésta recae en su creador, Shigeru Miyamoto. Por lo mismo y para que aprobara The Legend of Zelda: Breath of the Wild, el equipo a cargo tuvo que echarle todas las ganas del mundo y hacer algo muy especial. Eso fue lo que el director Hidemaro Fujibayashi hizo y contó en una entrevista a Kotaku.

El caso es que en este juego podemos hacer prácticamente cualquier cosa que imaginemos. Y a Fujibayashi se le ocurrió demostrar que podíamos escalar muros. Los desarrolladores crearon entonces una versión de prueba, que consistió en un pequeño campo con árboles, en los cuales había escondidas rupias en su copa. Pero a quienes lo probaron no les dijeron que estaban ahí.

Después simplemente se lo mostraron a Miyamoto y lo primero que él hizo fue comenzar a escalar. Cuando llegó hasta arriba se dio cuenta de que podía ir a cualquier parte. Él gastó una hora haciendo eso, y se topó con otras cosas más dejadas por el equipo. Después de eso todo fue más sencillo, ya que entendió muy bien como se jugaría con The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Pero tal parece que se aficionó a subir a los árboles, ya que lo hizo una y otra vez. Fue entonces que le preguntaron si quería ver algo más, pero Shigeru Miyamoto solo hacía lo mismo. Cuando llegó al Shrine of Resurrection, volvió a invertir una hora en un radio de 25 a 50 metros alrededor de éste, simplemente escalando. Por lo que se entiende vaya que se volvió adicto a dicha actividad.

Fue por eso mismo que Hidemaro Fujibayashi y sus colaboradores decidieron hacer divertida esta actividad, igual que combatir contra los enemigos o cabalgar a caballo. El diseño de The Legend of Zelda: Breath of the Wild se basa en la “jugabilidad multiplicativa”. Esa es la forma en que varios objetos y mecánicas trabajan para mejorarse unas a las otras.

En lugar de agregar un puñado de nuevos trucos e ideas, ellos tomaron unas pocas mecánicas centrales, como escalar, planear o emplear la fuerza magnética y tratar de usarla de muchas formas posibles. Fue algo muy diferente a como se ha manejado en el pasado, pero a final de cuentas redundó en beneficios para la saga. Y si hasta Miyamoto quedó enganchado con el concepto, el enfoque que tuvieron fue el correcto.

Otros aspectos que ha abordado Hidemaro Fujibayashi acerca de The Legend of Zelda: Breath of the Wild en días pasados son la forma que idearon el mapa del juego, por qué desecharon la idea de usar el GamePad y como emplearon una versión en 8-bit de este título para facilitar su trabajo. Todo esto provocó la creación de un juego único y especial.