¿Por qué las películas de Netflix no deberían competir por los Premios Óscar?

¿Por qué las películas de Netflix no deberían competir por Premios Óscar?

Según el director y productor Steven Spielberg, las películas de Netflix no deberían competir por los Premios Óscar. ¿Qué le hace pensar así?

A pesar de que Roma no ganó el Premio Óscar por Mejor Película, si logró conseguir tres de las doradas estatuillas. Una de ellas fue la de Mejor Director, la cual ganó Alfonso Cuarón. Pero el caso es que a pesar de la gran calidad de este filme, hay algunos que creen que no merecía ser tomada en cuenta. Todo por ser una de las películas de Netflix, y uno de los que lo piensa es el director Steven Spielberg.

Así es, el considerado “Rey Midas de Hollywood”, famoso por cintas como E.T. El Extraterrestre, Encuentros cercanos del tercer tipo, Tiburón, Juegos diabólicos y otras grandes películas, no está de acuerdo que las obras que surjan en este servicio compitan. Al menos para él, deberían de competir por los Premios Emmy, reservados para televisión. Spielberg quiere impulsar cambios en la reunión que se hace después de la entrega de premios.

Según un vocero de Amblin Entertainment “Steven siente fuertemente acerca de la diferencia entre la situación del streaming y la exhibición en cines”. Además, añadió “él estará feliz si los otros se unirán [a su campaña] cuando vaya [a la reunión de la Junta de Gobernadores de la Academia]. Verá lo que pasa”. Dicha reunión donde se sacará el tema de las películas de Netflix se llevará a cabo en abril.

¿Por qué hay hostilidad en Hollywood contra cintas como Roma? Hay quejas de que Netflix gasta demasiado, y algunos estiman que este filme costó $50 millones de dólares. Suena exagerado, ya que The New York Times calculó que fueron alrededor de $25 millones y la compañía de Los Gatos afirma que muchos de los costos se fueron en el mercadeo para promocionarla. Otros afirman que los distribuidores en lengua extranjera son afectados.

Y no falta quienes dicen que las películas de Netflix no están en exhibición en los cines por el suficiente tiempo. Roma lo estuvo por tres semanas y deberían ser mínimo 90 días. La compañía tampoco reporta cuánto se recauda en taquilla, y que lleva ventaja al exhibir sus filmes en 190 países al mismo tiempo las 24 horas del día y los siete días a la semana. ¿Qué podemos pensar de todo esto? Para ser sincero, me parece ridículas sus quejas.

Como bien dicen en el artículo de IndieWire, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no toma en cuenta lo que recaudan en la taquilla las películas. Tampoco le importa cuánto tiempo se exhiban en cines, ya que admite filmes que apenas llevan una semana. Y el reclamo de Roma es totalmente falso, ya que en algunas salas estuvo presente por 13 semanas. Las películas de Netflix llegaron para quedarse.

Sin querer, este servicio de video en demanda se ha vuelto un escaparate de cintas independientes, donde los cineastas pueden expresar ideas que otros estudios no les permiten.