10 consejos para la importación de videojuegos

10 consejos para la importación de videojuegos

Si de casualidad alguna vez pensaste en recurrir a la importación de un videojuego desde Estados Unidos o Japón, entonces mira estas recomendaciones.

Suele ser común que al ir a la tienda y disponernos a adquirir el juego que tanto hemos esperado para nuestra consola preferida, nos hallamos con una serie de amargas sorpresas. Una de ellas es el precio: aunque es lógico pensar que algunos títulos incrementen su valor debido a los impuestos reglamentarios, siempre nos queda la duda de que algunos distribuidores encarecen de más su valor.

Como en otras ocasiones, antes de ponernos a importar, conviene planear bien las cosas.

Además de esta situación, suele ser también común que algunos juegos ni siquiera son distribuidos en nuestro país: las compañías suelen darle preferencia a secuelas de sagas ya establecidas, títulos basados en series animadas o películas, y hasta de géneros considerados populares. Tampoco falta que estos juegos efectivamente lleguen a México, pero en tan escaso número que encontrar una copia sea una verdadera odisea.

Un camino bastante viable – La importación

Es aquí cuando la idea de importar cobra mayor relevancia para los videojugadores: pero muchas veces por miedo o desconocimiento, pocos suelen atreverse a tomar este camino. Desde luego, solo es cosa de tomar unas cuantas precauciones y tener en cuenta ciertos detalles antes de tomar esta ruta, que a la larga puede traernos grandes satisfacciones.

Gracias al arribo de Amazon a México, encontramos precios más competitivos en nuestro país.

Pero antes de entrar en detalles, no está de más hacer un poco de cuentas en base a la cotización del dólar, euro o yen, dependiendo de dónde importemos. Es decir, que el juego que queramos adquirir resulte más barato adquirirlo con un distribuidor nacional: en ocasiones los costos de envío y pagos de impuestos elevan el precio de lo que pensábamos era una jugosa oferta.

Estos consejos también son aplicables a otro tipo de importaciones de productos, como libros o figuras, que suelen ser mucho más baratos si las adquirimos a través de diversos detallistas en línea estalecidos en Japón u otros países.


Importación - Tarjetas de crédito

1.- Lo más recomendable – La tarjeta de crédito

Aunque existen sitios en línea que pueden llegar a aceptar una tarjeta de débito, la gran mayoría prefieren usar las de crédito. Es por eso mismo que si deseas importar algún juego, hagas uso de este medio. Sin embargo, ten en mente que debe de estar vigente y activa.

Importación - PayPal

2.- En caso de no tener a mano “dinero de plástico”.

No todos tienen acceso a una tarjeta de crédito, pero si a una de débito. Es aquí cuando el servicio PayPal cobra relevancia: varios sitios de compras suelen aceptarlo como forma de pago y algunas de las tarjetas de este tipo son aceptadas.

Importación - Investigación

3.- Investigar antes de hacer nuestra compra.

No está de más que antes de que compremos nuestro juego en cierta tienda en línea, indaguemos en Internet un poco acerca de la calidad de servicio que maneja. En base a esto, podremos hacernos un criterio propio y en dado caso, evaluar otra opción.

Importación - Bloqueo de región

4.- El bloqueo por región en nuestras consolas.

Otra vez un poco de investigación no nos hará daño. Existen juegos, en especial de origen japonés, que están diseñados para ser ejecutados solo en sistemas distribuidos en ese país. Esto suele pasar con los títulos para N3DS y Wii U, pero no con los del GBA, NDS o los populares amiibo.

Importación - Seguridad

5.- Verifica a conciencia la seguridad de tu sistema.

Teniendo en mente que estamos hablando de una transferencia electrónica, esto nunca está de más. Procura que tu sistema esté libre de virus, spyware y troyanos: de preferencia no uses Internet Explorer y emplea una conexión segura o HTTP Secure (https://).

Importación - Seguridad

6.- Seguro de envío: Hombre prevenido vale por dos.

En algunos comercios virtuales, suele dársele al comprador la opción de adquirir un seguro de envío. Esto suele ser una medida precautoria en caso de que nuestro videojuego sufra de algún percance y desde luego, siempre es recomendable adquirirlo.

Importación - Tiempos de entrega

7.- Los costos de envío y tiempos de entrega.

Usualmente, las compañías ofrecen diversos tipos de servicios de mensajería. Casi siempre los que son más caros destacan por su rapidez (UPS/FedEx), y sucede lo contrario con los baratos (Servicio Postal). En estos casos, evalúa que conviene más para tu bolsillo.

Importación - Impuestos

8.- El pago de impuestos – Siempre existe la posibilidad.

En ciertas ocasiones, la aduana mexicana suele cobrar una tarifa o impuesto a los productos que entran a nuestro país: como es de imaginarse, los videojuegos no están exentos de esto. Entre más valor tenga nuestra compra, es más probable que paguemos un gravamen. Compañías como Amazon suelen cobrarlos de antemano.

Importación - Extras

9.- Cuidado con los regalos y extras en nuestra compra.

Cada vez es más común que las compañías incluyan bonos junto con los videojuegos, como figuras, DVDs, ropa, etc. Estos productos también pueden generar pago de aranceles y en ocasiones, encarecen de más nuestra compra (especialmente si son de origen chino).

Importación - Rastreo

10.- Haciendo uso de los servicios de rastreo.

Cuando nuestros envíos vienen a través de servicios como FedEx, UPS o EMS es normal que se nos proporcione un número de guía. De esta forma podremos ver el recorrido de nuestro paquete y saber incluso quien lo recibe y reclamar en caso de que no llegue a nuestras manos.

En otros tiempos era complicado hallar juegos de Atlus USA, XSEED Games o NIS América en México. Pero ahora es más común.


Evaluando otras opciones

Existen otras alternativas a las cuales podemos recurrir cuando realizamos importaciones, y una de ellas es recurrir a una dirección “virtual”. En México existen servicios que pueden dárnosla, aunque no todas las tiendas en línea aceptan este tipo de opciones.

Unibox

Unibox

Ocasionalmente, existen tiendas que solo hacen envíos dentro de los Estados Unidos. En estos casos, Unibox es la respuesta. Se trata de un servicio semejante a un apartado postal, que nos brinda una dirección física en territorio estadounidense y que nos permite adquirir diversos productos. No es muy recomendable para los que solo desean adquirir un juego de forma esporádica, ya que es un sistema que hay que pagar mensual o anualmente: el pago de impuestos (si los hay) se realiza a través de esta empresa.

Merkalink

Merkalink

Es parecido al anterior, pero puede usarse para realizar compras esporádicas. Como en Unibox, en Merkalink obtenemos una dirección a la cual pueden ser enviados los productos que compremos. En este caso, Estafeta es la compañía que se encargará de entregar nuestro envío (en el otro es DHL): la empresa se encarga de darnos nuestro número de guía y decirnos que impuestos tenemos que pagar. A diferencia de Unibox, acepta diversas opciones de pago además de la tarjeta de crédito, como son depósito o transferencia bancaria.