Daredevil pierde popularidad en Netflix

Daredevil pierde popularidad en Netflix

Al igual que las segundas entregas de Iron Fist y Luke Cage, la tercera temporada de Daredevil sufre un brusco descenso en audiencia en Netflix.

La tercera temporada de Daredevil probablemente es una de las mejores de esta serie. Sin embargo, eso no ha evitado que el número de espectadores en Netflix haya descendido de forma notable con respecto a la anterior. Eso es lo que revela la compañía Jumpshot. Eso después después de medir cinco mil millones de acciones diarias en 100 millones de dispositivos de transmisión en todo el mundo.

Según sus datos, se trata de un bajón de 57% en su primera semana. Lo interesante es que no se trata de un caso aislado. Las segundas temporadas de Luke Cage y Iron Fist también tuvieron descensos parecidos. En el caso del primer programa estamos hablando de un 59% entre su primera y segunda remesa de episodios, mientras que del segundo fue de un 64%. Se sospecha eso llevó a la cancelación de ambos shows televisivos.

¿Está en riesgo Daredevil de correr el mismo destino? Eso es más complicado de decir. Pero según los datos de esta compañía, mucha más gente se puso a ver el regreso del Hombre sin miedo que el de los superhéroes anteriores. No importó que hubieran pasado dos años, hubo muchos fieles fans que no quisieron perderse este momento y fueron recompensados. De modo que no pareciera estar en peligro de ser cancelada por Netflix.

Cabe señalar que esta información proviene de un tercero y no directamente de este servicio de video en demanda. Así que queda en el aire la fiabilidad de estos datos. Por lo que parece no hay detalles acerca de Jessica Jones por el momento. Y la segunda temporada de The Punisher apenas se estrenará en el 2019. Hay que ver de qué se manejarán las cosas de aquí en adelante con respecto a las propiedades de Marvel.

Daredevil parece estar más o menos seguro, al menos de momento. Pero queda claro de nuevo que la forma en que Netflix evalúa la supervivencia de sus proyectos es con base a la audiencia. Si una de sus producciones no produce resultados satisfactorios es mejor despedirse de ella. Algunos pensarían que es un poco cruel, pero solo de esa manera logra sanear sus finanzas. Gracias a Screen Rant por los detalles.