Dune sigue recibiendo actores de Marvel Studios

Dune sigue recibiendo actores de Marvel Studios

El actor Stellan Skarsgård, que participó en Thor y The Avengers, además de otras cintas de Marvel Studios, se une al elenco de artistas detrás de Dune.

Esta semana se reveló que Dave Bautista se ha unido al elenco de actores que participarán en la nueva película de Dune de Denis Villeneuve. Como bien saben, a pesar de que ha participado en otros filmes, es más conocido por su papel de Drax el Destructor en la serie de películas de Guardians of the Galaxy. Lo mismo puede decirse de Avengers: Infinity War. Todas ellas producciones de Marvel Studios.

Pues tal parece que este estudio es una “mina de oro” para el equipo de producción. Esto lo digo porque otro artista que hemos visto en el MCU hará acto de aparición en esta cinta. Se trata nada menos que el actor sueco Stellan Skarsgård. A él muchos conocieron por su papel del Profesor Erik Selvig en Thor y por sus posteriores apariciones como este mismo personaje en The Avengers, Thor: The Dark World y Avengers: Age of Ultron.

Sin embargo, él ya tiene una larga carrera en cine además de participar en producciones de Marvel Studios. ¿A quién dará vida en Dune? Pues a uno de sus personajes más importantes, el temible Barón Vladimir Harkonnen. Su sobrino es la Bestia Rabban, el villano al que da vida Dave Bautista. He leído comentarios de gente que dice que Skarsgård es demasiado delgado para el papel del barón.

Eso es ridículo con la calidad de efectos especiales que se manejan actualmente. Si hace varios años fue posible convertir en Santa Claus a Tim Allen, Skarsgård bien puede interpretar al Barón Harkonnen. Es un actor de gran calidad, por lo que podemos esperar una excelente participación de su parte. Se supone que Dune comenzará a filmarse a partir de la primavera de este año. Eso será en Budapest, Hungría.

Pero para los desérticos parajes representados en la novela de Frank Herbert, se ha elegido a Jordania. Lástima que no se les ocurrió hacerla en México como la película de David Lynch. En los 80 se filmó en los médanos de Samalayuca en las afueras de Ciudad Juárez. Al menos geográficamente se entiende por qué se eligió este país, ya que está relativamente cerca de Europa. Gracias a Variety por el reporte.