[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

La magia y el misticismo se mezclan para dar a luz a Doctor Strange: Hechicero Supremo, la más reciente cinta del Universo Cinemático de Marvel.

Como lo he hecho religiosamente con cada película del Universo Cinematográfico de Marvel, con la excepción de The Incredible Hulk, decidí asistir al cine a ver la última propuesta de La Casa de las Ideas. Es decir, Doctor Strange: Hechicero Supremo, que marca el debut fílmico de este místico personaje surgida de la fantástica dimensión de papel de los cómics.

Como es mi sana costumbre, trataré de decir la cantidad mínima de spoilers. Así que entremos en detalles. En esta cinta, y como bien dice su nombre, el protagonista principal es el Doctor Stephen Strange, un brillante neurocirujano que debido a la veleidosa fortuna, verá trastocada su vida de la noche a la mañana. A tal grado, que su más preciado don le será arrebatado en un abrir y cerrar de ojos debido a un lamentable accidente.

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas

Desesperado, buscará todas las formas posibles para volver a ser lo que era. Pero no sabe que su búsqueda lo llevará no solo a la posible solución de sus problemas, sino a descubrir que nuestro mundo es solo mera apariencia, y hay una verdad oculta detrás de todas las cosas. Al menos en sus inicios, Doctor Strange: Hechicero Supremo, guarda similitudes con la primera cinta de Iron Man.

Al igual que Tony Stark, Strange tiene un ego enorme, y es una verdadera lumbrera dentro de su campo. Sus historias guardan ciertos paralelismos, pero mientras que el Hombre de Hierro siempre se mantiene firme en sus creencias, basadas en los avances científicos, el Hechicero Supremo tendrá que hacer a un lado todo lo que conoce o que cree conocer.

Stephen Strange es como un vaso lleno de agua, que representa todo su conocimiento. Para conocer a lo que se enfrenta, debe de vaciarlo y volver a llenarlo.

Strange se dará cuenta que nuestro mundo, además de ser solo uno de los infinitos granos de arena de la Creación, también es parte de solo una de incontables dimensiones. Que lo que daba por sentado es una simple ilusión, y que la realidad en la que tanto cree puede ser alterada en más de una forma. Dentro de él se generará una tremenda lucha entre su propio racionalismo y el más puro misticismo.

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

Sumergiéndose en la tradición mágica oriental y occidental

El poder de la mente sobre la materia, los cuerpos astrales o experiencias extracorpóreas, los siete puntos del poder o chakras que recorren nuestro cuerpo, los viajes interdimensionales y muchas otras cosas más entran en juego en Doctor Strange: Hechicero Supremo. Marvel no estaba alardeando al decir que esta cinta expandiría todavía más el MCU, dotándolo de una dimensión mágica y fantástica.

Todo eso y más veremos en acción en esta película, que visualmente es simplemente maravillosa, psicodélica, estrambótica y alucinante. Si hay un aspecto en que brilla notablemente es en el de los efectos especiales. Cuanto tiempo tuvimos que esperar para ver como parte de la obra de Steve Ditko era trasladada a la pantalla de plata. Pero solo gracias a los avances actuales es que fue posible hacer esto.

La traslación del trabajo de Ditko a la pantalla grande no fue tarea fácil, y aunque puede haber discrepancias respecto a su adaptación, el trabajo realizado es satisfactorio.

Si es posible, veánla en tercera dimensión, ya que es una auténtica experiencia. Solo así podrán apreciar el gran trabajo realizado por el director Scott Derrickson y su equipo. No puede negarse que al menos en parte, hay un poco de Inception en este filme. Pero eso solo se limita a algunas partes, ya que todo lo demás existía desde antes en la versión original de esta historia, en las páginas provenientes de historietas.

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

Tratando de romper el molde y llegar a nuevas fronteras

Ant-Man: El hombre hormiga y Guardianes de la Galaxia fueron los filmes más arriesgados de La Casa de las Ideas en su historia, pero esta cinta también lo es por derecho propio. A pesar de las semejanzas que mencioné al inicio, es una producción que se siente diferente y aparte de sus semejantes. En películas como The Avengers: Los Vengadores o la más reciente Capitán América: Civil War, la acción física está muy presente.

No pasa lo mismo con Doctor Strange: Hechicero Supremo. Sí, también hay combates, con muy buenas coreografías que mezclan pases mágicos con artes marciales. Pero la forma en que se resuelven las cosas son las que podríamos esperar no de un guerrero, sino de un mago que prefiere emplear su intelecto y astucia antes que recurrir a puñetazos y patadas.

El trabajo de musicalización del compositor Michael Giacchino es destacado, y supo ambientar muy bien los mejores momentos de este filme.

En ese sentido, esta película se apega muy bien a sus raíces. Claro, hay cosas que no pudieron trasladarse de la misma manera. ¿Recuerdan los conjuros y encantamientos que Doctor Strange repite antes de atacar? Pues para los fans de ellos, lamento decirles que no llegaron a la versión fílmica. De todas maneras, no los eché de menos por la simple razón de que hubieran alentado de más la trama.

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

Otra historia donde vemos nacer a un nuevo superhéroe

Respecto a ésta, sentí que llevaba un ritmo adecuado, aunque hay cosas que se sienten un poco “apresuradas” y que tal vez requerían un poco más de explicación. Pero es una de las menores quejas que tengo respecto a esta cinta. En cuanto a los actores involucrados, de nuevo destaca mucho la excelente selección realizada por Marvel Studios. Benedict Cumberbatch prácticamente nació para este papel.

Lo que es Robert Downey Jr. para Iron Man, ahora lo es Cumberbatch para Doctor Strange. Pero los demás intérpretes elegidos se amoldan bien a sus papeles. Tilda Swinton como el Ancient One es bastante convincente, y a pesar de la polémica en torno a los cambios con respecto al personaje original, se desempeña muy bien en pantalla. Lo mismo puede decirse de Chiwetel Ejiofor como Karl Mordo, y de Benedict Wong como Wong.

Benedict Cumberbatch actúa en dos papeles diferentes en esta cinta. ¿Cuál es el otro? Es algo que deben ver por ustedes mismos, y de verdad vale mucho la pena.

La forma en que se adaptó a este último vaya que le hizo un favor a este personaje. Adiós al humilde “patiño” del Hechicero Supremo. Respecto a Rachel McAdams, que da vida al interés romántico de este superhéroe, Christine Palmer, se desempeña bien en pantalla. Aunque algunos han señalado que ella es muy semejante a otras de las parejas de los personajes del MCU, no lo sentí tanto, en especial porque su presencia no es tan frecuente.

[Reseña] Doctor Strange: Hechicero Supremo

Algunos viejos vicios y virtudes que no se olvidan

En Doctor Strange: Hechicero Supremo, sentí su participación bastante justa y enfocada en lo que es. Si bien hay algo de romance, es algo ligero y que no exige mucho. Pero mientras puedo dejar pasar eso, creo que uno de los “vicios” del Universo Cinemático de Marvel se repite en esta película. ¿A cuál me refiero? Pues que la participación de Mads Mikkelsen como Kaecilius, el “fanático” que lo pondrá en jaque más de una vez.

Su actuación no tiene queja, pero en lo que respecta a la forma en que se aprovecha como villano, creo que pudo ser mejor. Da la impresión de ser ese tipo de antagonista que solo sirve para hacer lucir al héroe, pero que no tiene trascendencia más allá de una película. A pesar de todo el esfuerzo realizado por Marvel Studios en sus producciones, sigue cojeando en cuanto a sus villanos.

Como siempre, Stan Lee no puede quedar fuera de una cinta de Marvel, y en esta ocasión solo le da la “puntilla” a toda la película con sus comentarios.

Otra cosa que no puede faltar en una cinta del MCU es el humor. Aunque este filme se siente más serio, de todas maneras hay espacio para las risas. A mi gusto, la forma en que plantearon los momentos cómicos fue acertada y hasta original. La inclusión de la magia en esta película permitió agregar gags que solo en cintas de Walt Disney podríamos imaginar antes, pero que en Doctor Strange: Hechicero Supremo quedan como “anillo al dedo”.

En resumen, si eres fan de las películas de Marvel Studios, de seguro te gustará. A pesar de sus semejanzas o lugares comunes con otros filmes del MCU, ofrece algo distinto de otras películas de este universo que cada vez se expande más. Una experiencia muy recomendable, y si eres de los “cazadores” de referencias, de seguro no querrás perderte esta mágica y encantadora aventura.

Deja un comentario