Los calabozos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild y su razón ser

Los calabozos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild y su razón ser

El director Hidemaro Fujibayashi explica por qué los calabozos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild son tan diferentes de otros juegos de la serie.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild salió desde el pasado 3 de marzo, y a estas alturas, la mayoría de los fans ya jugaron este título. Por lo mismo, es de imaginarse que podemos hablar abiertamente de lo que ofrece este juego, y una de las cosas por las que destaca es sus calabozos. A diferencia de entregas pasadas de la serie, esta vez solo existen un reducido grupo de mazmorras mayores, las Bestias Divinas o Divine Beasts.

Y a lo largo del mundo de esta aventura, hay multitud de pequeños Shrines, cada uno de ellos conteniendo retos menores. ¿Por qué se decidió que las cosas fueran así? Pues en el más reciente podcast de Nintendo Power (¡sí, volvió de esta manera y no en forma de fichas!), el director Hidemaro Fujibayashi explicó dicha decisión. Según él, en el pasado un calabozo era muy grande.

Pero en el caso de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, el campo que exploramos es de por sí enorme, y uno de los temas principales era encontrar cosas. Es por eso mismo que se pusieron a pensar acerca de la tasa para encontrar los Shrines mientras los jugadores vagaban de un lado al otro. Cuando terminaron de calcularlo, se dieron cuenta que debían ser de alrededor de 100 o más.

Pensaron en crear grandes mazmorras, pero eso tomaría más tiempo, y los jugadores dedicarían demasiado de éste en ellos. En cambio, un Shrine equivale más o menos a 10 minutos. Imaginaron que esa era una buena cantidad. Sin embargo, se dieron cuenta que eso era muy poco para un título de The Legend of Zelda. No dejaba la misma sensación que un calabozo tradicional de toda la vida.

Decidieron que era necesario agregarlo, y quizá uno que se moviera o que incorporara movimiento basado en un sistema de gravedad. Fue cuando les llegó la idea de aprovechar las Divine Beasts. En un inicio las manejaron como algo que podíamos ver desde lejos y que tuvieran forma humanoide. Pero debido a que los Campeones las controlaban, les pareció interesante que en The Legend of Zelda: Breath of the Wild éstas fueran un calabozo.

Así cumplieron con la idea de que se moviera, y se viera desde la lejanía. La concepción de las Divine Beasts se había conseguido por fin. También hay algunas declaraciones de parte del productor Eiji Aonuma acerca de emplear los Shrines como sitios de teletransportación, pero eso mejor véanlo en la transcripción realizada por Nintendo Everything.