One Piece, una historia donde hasta un esqueleto puede llorar

One Piece, una historia donde hasta un esqueleto puede llorar

¿Por qué Brook, un esqueleto, puede llorar en One Piece? El creador del manga, Eiichiro Oda, explica este fenómeno de forma enternecedora.

One Piece es sin duda uno de los manga y anime más populares de la actualidad. Es el “buque insignia” de la Weekly Shonen Jump, la “joya de la corona” de Shueisha. Todo gracias al talento y visión de su creador, Eiichiro Oda. A lo largo de más de 20 años nos ha compartido las aventuras de Monkey D. Luffy y sus intrépidos nakama. En este tiempo hemos tenido la oportunidad de conocerlos muy bien.

Entre ellos, quizá uno de los más raros es Brook, el esqueleto aficionado a la música. Es un personaje por demás peculiar. A pesar de estar descarnado por completo, puede comer e ir al baño. Esto último quedó muy en claro desde la primera vez que hizo acto de aparición (Luffy se lo preguntó). Pero hay cosas que no quedan claras por qué suceden. Por ejemplo… ¿cómo es que puede llorar? No solo no tiene ojos… ¡sino glándulas lacrimales!


Es por lo que un lector del manga de One Piece le preguntó al respecto al propio Oda en la sección de preguntas y respuestas. Esta persona hizo notar que en el volumen 46 de esta obra, Brook dice “si mis lágrimas no se hubieran secado ya”, dando a entender que por más que quiera, no puede llorar. Eso suena completamente lógico. Pero en el 50 de la historieta está “llorando a moco tendido” como se dice coloquialmente.

¿Qué pasó ahí? ¿En realidad se trató de un error de este mangaka? Pero Eiichiro Oda es muy creativo, y dio una respuesta con la que cualquier fan de su obra se enternecería. Lo que respondió fue “eso es porque aun si tus lágrimas de tristeza se secan, las de felicidad nunca lo hacen. ¿Por qué? Debido a que la gente es amable”. Ese es un mensaje por demás afable y tierno, digno del creador de este manga.

¿Cómo se verían las espadas de Roronoa Zoro de One Piece con forma humana?

A lo largo de dos décadas hemos visto las historias más tristes y conmovedoras en One Piece. Pero también grandes momentos de alegría y regocijo. Nada de esto sería posible sin la atinada pluma de Oda-san mismo. Él sabe muy bien cómo contar su historia. Conoce que los fans de su trabajo aman las aventuras, pero también entiende que estas implican felicidad, dolor, paz, ira, risas y lágrimas.

Gracias a Grantlock, Leader of the Punobots (@grantthethief) por compartir esta anécdota.