Nintendo, Sony y Microsoft enfrentan a Donald Trump

Nintendo, Sony y Microsoft enfrentan a Donald Trump

Buscando el bien de la industria de los videojuegos, Nintendo, Sony y Microsoft hacen un frente común al alza de aranceles que quiere imponer EE. UU.

Se muy bien que alguien cínicamente podría pensar “¿por el bien de la industria… o sus bolsillos?”. Pero si vemos el panorama completo, de verdad que no solo los negocios de Nintendo, Sony y Microsoft serían afectados. No, también lo sería la industria de los videojuegos a nivel mundial. Esta es una situación en que es mejor luchar juntos, y lo bueno es que los líderes de estas compañías se dieron cuenta que esto es forzoso y necesario.

Antes que nada, los antecedentes. El frente común formado por Nintendo, Sony y Microsoft es para enfrentar los ajustes en la sección 301 de la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos. Esta busca imponer un alza del 25% a las tarifas de productos provenientes desde China. Teniendo en mente que el 96% de los componentes del PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch vienen de ese país, es algo a tener muy en cuenta.

¿Indicios del nuevo modelo del Nintendo Switch?

Nintendo, Sony y Microsoft, unidos por el bien común

Estos fabricantes de consolas no podían ni debían quedarse cruzados de brazos. Es por lo mismo que enviaron una carta conjunta de protesta contra esta medida que quiere imponer la administración de Donald Trump. En el documento mencionan que estos aranceles afectarán a los consumidores, pero también a las compañías desarrolladoras de videojuegos, a los detallistas y a ellos mismos.

Lastimarán a una industria que el año pasado generó ganancias de $43.4 mil millones de dólares en EE. UU., y de la que dependen los trabajos de más de 220,000 personas. A la vez, afirman que hará más daño que bien, aplastando la innovación. Saben que el gobierno estadounidense busca proteger la propiedad intelectual, y a la vez, preservar el liderazgo tecnológico que mantiene.


La industria de los videojuegos quedaría muy afectada

Pero Nintendo, Sony y Microsoft no creen que esa sea la forma de hacerlo. Lo que Trump y sus consejeros quieren hacer encarecerá de más uno de los medios de diversión que más disfrutan los consumidores de Estados Unidos. Al menos el 60% de los habitantes de ese país juegan videojuegos diariamente. Otros datos que pueden leerse en el escrito es que muchas de las piezas de PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch son “a modo”.

Es decir, que no provienen de computadoras como tal, por lo que no pueden sustituirse. Es por lo mismo que estas compañías crearon cadenas de distribución y suministros por varios años. Eso no puede cambiar de la noche a la mañana. La petición conjunta es que sus plataformas queden fuera de este incremento de las tarifas. Habrá que ver si les hacen caso, pero el asunto se ve complicado. Gracias a Daniel Ahmad (@ZhugeEX) por el aviso.

Según reportes de hace unas semanas, Nintendo buscaba la forma de mover parte de su producción desde China. Pero es claro que aliarse a Microsoft y Sony como grupo de presión es algo mucho más efectivo. El meme al inicio de esta nota viene de ResetEra.